LogoLogo

COSA ES LA GENEALOGÍA

A menudo es importante saber de donde venimos, conocer nuestra procedencia, sentirnos de cualquier manera partícipes de un "diseño superior".
De alguna forma aquellos que han conrtribuido a la construcción de nuestro "mapa genético" continuan a vivir en nosotros, prescindiendo del lugar físico de su existencia terrena. Puede parecer exagerado, pero se podría contestar a muchas de nuestras preguntas íntimas sólo conociendo el pasado, la historia de nuestra famiglia, sus costumbres, sus comportamientos sociales, la educación que le dieron sus padres y sus abuelos, y que hoy, usted mismo, incoscientemente, trasmite a sus hijos. Hay un encanto particular en recuperar algo que, si no fuera por nuestro trabajo, quizá se habría perdido para siempre.

La Historia de Nuestra Familia

De los documentos polvorientos las personas parecen salir y mirarla silenciosamente, como si estuvieran esperando que usted llegara y decifrara sus historias, salvandolas del olvido, entregándoselas a las futuras generaciones.

La genealogía, como toda ciencia que se basa en la investigación, necesita imaginación: aquella forma de intuición especial que permite comprender cual es el momento preciso, el lugar exacto, la persona adecuada a la que dirigirnos, pues cada caso es diferente. Por ello, para que tenga una idea del trabajo, de las energías y de la experiencia que hay que emplear, hemos desarrollado esta introducción. Creemos que pueda serle útil a aquellos que acaban de empezar a reconstruir su propia historia familiar. Existen muchos peligros cuando se empieza tale investigación, además del los riesgos de derrochar dinero, perderse en una cantidad inumerable de datos, no encontrar nunca lo que se está buscando.

Qué esperar (y no)

Existen algunos peligros al iniciar una investigación genealógica, además de los riesgos de perder dinero, perderse en una serie inextricable de datos, nunca encontrar lo que está buscando....
  1. Ántes de nada... Debe saber que podría volverse un maníaco de la genealogía!
  2. Segundo, tendrá que trabajar también usted. No importa cuanto usted haya pagado al genealogista por su trabajo en archivo, porque aun tendrá de todos modos que hacer un gran esfuerzo para enlazar los datos, reconstruirlos, reinterpretarlos.
  3. Tercero, estar dispuestos a pararse. Tiene que intender que antes o después la investigación se interrumpirá, pues no tendrá más documentos disponibles, o los resultados serán escasos.
  4. Último, aunque no menos importante... No crea encontrar a un Barón ahí esperándola en la Edad Media: los aristocratas eran sólo una pequeña parte de la población y a menudo eran las bestias peores: se aprovechaban de la sangre y el sudor de los campesinos, animosos e ignorantes, verdaderos antepasados de la mayor parte de nosotros. Eran los que conservaban las tradicciones, escribían las canciones, transmitían las recetas, y, para ellos, las iglesias habían sido pintadas. Una gran parte de la aristocracia Europea se ha extinguido, por causas genéticas o pobreza intelectual, en cambio los descendientes de "los peones" y "los labradores" hoy brillan en las universidades, tienen títulos, escriben poemas, educan esplendidos hijos que algún día irán andando por la Luna y por Marte y quién sabe que más cosas harán...